Tipos de rodillos para pintar: características y usos

Existen cinco tipos de rodillos para pintar: manuales, de cojín, con textura, con textura y especiales. Si nunca has pintado paredes quizás te parezca que todos sirven para lo mismo y estés tentado a comprar el primero que se te ponga enfrente.

Antes de hacerlo debes saber que este es un gran error. Cada tipo de rodillo está diseñado para cubrir una necesidad en específico y es importante que no pases esto por alto.




Al momento de adquirir los rodillos para pintar pasa lo mismo que con la pintura: a mejor calidad, mayor inversión. Antes de caer en el error de elegir los más económicos analiza qué clase de resultado deseas.

Algunas personas optan por comprar un juego de rodillos económicos y tirarlos después de un solo uso. Otros prefieren invertir en opciones mejores opciones y dedican algún tiempo a su cuidado. Cualquier pintor profesional te recomendaría que optes por lo segundo.

Dicho lo anterior, solo te queda aprender sobre los tipos de rodillos para pintar que puedes encontrar. Elige el correcto para tu proyecto:

Rodillos ordinarios

Este primer tipo de los rodillos para pintar son los más comunes y se les suele usar para aplicar pintura ordinaria sobre paredes y techos.

Para facilitar su manipulación, tienen manijas a las que se pueden adaptar extensores. Es muy fácil encontrar mangos o extensores los suficientemente largos como para pintar los techos sin problema.

El principal problema de los rodillos manuales es que si no eliminas los excesos de pintura puede haber goteos. Para evitar esto asegúrate de:

  1. Eliminar el exceso de pintura. Luego de mojar bien tu rodillo, pásalo por una rejilla o déjalo escurrir por unos segundos.
  2. Evita presionar demasiado al pintar. Algunas personas suelen cometer el error de presionar el rodillo más de la cuenta. Esto les ocasiona manchas y escurrimientos de pintura que luego resultan difíciles de corregir. Recuerda que basta con aplicar la pintura de forma firme pero sin presión excesiva.

Rodillos de cojín

Los rodillos de cojín son una herramienta eficaz para la pintura de acabados y bordes. Estos rodillos utilizan un cojín muy absorbente y plano por lo que permiten aplicar pintura de forma pareja en lugares estrechos.

Cuentan con ruedas pequeñas a lo largo de los bordes. Estas facilitan el deslizamiento y evitan que la pintura quede mal aplicada. Mientras que otros tipos de rodillos tienen una tendencia a la salpicar, los rodillos de cojín evitan este problema.

Gracias a su textura, la pintura es aplicada con mayor precisión. Por esto mismo, te recomiendo utilizarlos en paredes que ya han sido pintadas antes y en las que no usarás base. Aunque también será necesario que apliques dos capas de pintura, con este tipo de rodillos se logra una mejor cobertura.

Rodillos con textura

Los rodillos con textura están creados para pintar un patrón de forma rápida y eficiente. Este patrón suele estar plasmado en un material muy suave tipo goma por lo que es muy ligero y no te da problemas al usarlo.

La gran ventaja de estos rodillos es que te permiten añadir los dibujos o motivos que quieres a tu diseño de forma muy sencilla. Es tan simple como elegir el diseño que deseas, comprar el rodillo y pasarlo.

Sin embargo, también hay una desventaja: usar estos rodillos para pintar requiere de cierta precisión y práctica. Te recomiendo que antes de lanzarte a pintar la zona que deseas, practiques con una cartulina o papel periódico.




Hazlo tantas veces como te sea posible hasta que tengas bien dominada la velocidad, el espacio que necesitas y el nivel de presión a aplicar. Si tu pulso no es bueno o si requieres de mayor ayuda, divide tu pared en secciones. De esta forma, si tu rodillo mide 20 centímetros, procura que cada división de la pared mida 21 o 22 centímetros.

Dejando de lado la necesidad de practicar y el riesgo de equivocarte, usar rodillos con textura es una de mis técnicas favoritas. Una vez que le agarras el truco te das cuenta que es muy sencillo cambiar cualquier ambiente a muy bajo costo.

Mi último consejo es que siempre que uses estos rodillos lo hagas con el tiempo suficiente. No te presiones ni trates de ir más rápido pues podrías equivocarte y arruinar todo el trabajo.

Rodillos especiales

Algunos tipos de pintura, texturas y acabados requieren del uso de rodillos especiales. Aunque muchas personas eligen simplemente usar los rodillos ordinarios, es importante que al adquirir un producto revises las indicaciones del fabricante.

No es raro ver situaciones en las que elegir el rodillo equivocado provoca un terminado defectuoso. En este caso puedes quedarte con el resultado aunque no te guste o gastar de nueva cuenta para tratar de tener lo que deseabas.

Antes de pasar por esta situación, procura adquirir el rodillo especial. Estos suelen estar en el mismo rango de precios que los rodillos ordinarios y su gasto de pintura es igual, incluso menor.

Rodillos miniatura

Esta clase de rodillos para pintar se están haciendo muy comunes por su facilidad para alcanzar lugares estrechos.

Aunque siempre puedes usar la brocha para estos espacios, hay quienes prefieren la facilidad de un rodillo. En lo personal, prefiero usarlos para llegar a las áreas que son altas y estrechas pues facilitan el trabajo.

No tienen gran diferencia en relación a los ordinarios además de su tamaño. Para hacer más fácil su uso procura adquirir un extensor lo suficientemente largo. Un buen pack de rodillos miniatura y uno o dos rodillos normales suele ser todo lo que necesitas para pintar tu casa de forma correcta con pintura normal.

Elige los rodillos para pintar correctos para un buen resultado

Sé que puede parecer engorroso adquirir distintos tipos de rodillos pero si deseas realizar el trabajo de pintar tu paredes por tu cuenta, es necesario.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *