Qué debes considerar al pintar paredes de blanco

Simple y sofisticado, el blanco es uno de los colores de pintura más escogidos a la hora de renovar casas y apartamentos. Una de las ventajas de pintar paredes de blanco es que pueden ser fácilmente combinadas con otros elementos de la decoración.




Pintar paredes de blanco puede hacer maravillas en una habitación y causar estragos en otra. Lo que necesitas es saber combinar los colores para que armonicen con el sitio. Aquí te diré siete puntos que debes tomar en cuenta cuando eliges las paredes blancas como base:

Pintar paredes de blanco mejora la iluminación natural

La pintura blanca optimizará la luz del sol durante la mayor parte del día. El blanco te ayudará a mantener el ambiente fresco y con una temperatura más equilibrada.

Esto es especialmente útil cuando las habitaciones que reciben el calor del más intenso tanto de verano como de invierno. Las paredes de blanco son una buena opción para enfriar espacios. La luz se puede ajustar usando tonos variantes del blanco.

¿Vives en una región fría o con poca incidencia del sol dentro de la casa? En ese caso, el blanco puede dejar el ambiente aún más frío. Sería mejor apostar por colores de pintura más oscuros.

La decoración debe añadir toques de color

pintar paredes de blancoProcura que los adornos de tu casa sean variados. El blanco es una óptima opción pues deja el ambiente más armonioso y facilita la combinación de colores.

Cabe destacar, que puedes armonizar el blanco con ayuda de lo que existe afuera de tu casa. Por ejemplo, si tu sala tiene vista al mar, pintar paredes de blanco permitirá aprovechar la belleza natural del ambiente.

¿No se te ocurre ninguna opción para añadir toques de color? Algunas ideas son:

  • Cojines de colores
  • Lámparas con distintos diseños
  • Cuadros
  • Puertas o marcos de colores

Las paredes blancas pueden evidenciar los defectos de construcción

¿Sabes por qué una gran cantidad de galerías de arte usan pintura blanca en paredes, pisos y hasta los asientos? Los espectadores abandonan la atención de los detalles arquitectónicos y se centran en la obra propiamente exhibida.

El mismo método funciona para los hogares cuando decides pintar paredes de blanco. El problema se presenta si no tienes un notable repertorio de elementos decorativos que atraigan la atención. En este caso las paredes blancas pueden llegar a ser muy incómodas al tiempo que resaltan marcas e imperfecciones.

Si piensas usar blanco en tus paredes asegúrate de:

  • Tener suficientes elementos que atraigan la atención. Puede tratarse de unas cortinas de diseño atractivo, lámparas muy particulares o muebles de algún color que atraiga inmediatamente la atención.
  • En caso de que no quieras elementos decorativos demasiado llamativos, tus paredes blancas deben estar en perfecto estado. Evita que aparezcan las grietas con un buen impermeabilizado previo al pintado y repara las grietas conforme aparecen.
  • La pintura siempre debe estar en buen estado. Apenas aparezcan manchas de suciedad o defectos de cualquier tipo procura dar mantenimiento. Con esto evitarás dar una imagen desprolija.




Cuidado con exageraciones

El blanco puede ser muy neutro pero utilizarlo en todos los ambientes y espacios va a dejar la casa sin gracia. Entre las opciones que tienes para dar un toque de color están:

  • Utilizar un color diferente en alguna pared o techo
  • Pintar de dos colores alguna pared
  • Aplicar papel tapiz en una de las paredes

Las tendencias hoy en día van encaminadas a salpicar con un poco de color. Incluso en las decoraciones nórdicas es importante no olvidar este punto.

Aumenta el tamaño del espacio

Al pintar paredes de blanco, las habitaciones parecerán más grande debido a la amplificación de la luz. Las sombras y los bordes disminuyen notablemente a la vista con este color. Esto te da la oportunidad de jugar con él para ampliar o reducir el tamaño del espacio según necesites.

Una opción recomendada es usar un color para la pared más grande y la pintura blanca para la más pequeña. De esta forma lograrás el efecto de profundidad deseado.

Si lo haces de la forma correcta, quienes entren a la habitación no estarán conscientes del cambio en cada espacio. En su lugar, sentirán que están en un ambiente agradable y tranquilo.

Juega con las texturas

No existe habitación que se vea más limpia que aquella con paredes blancas en buen estado. No podemos negar que las paredes, mostradores y gabinetes culturalmente son asociados a la limpieza cuando son de este color.

Con el tiempo te puedes aburrir de tanto blanco y eso no conviene cuando se está preparando la casa para una venta, por ejemplo. Con tomar la simple acción de añadir elementos de cerámica, madera, terracota o cortinas de color la textura en algunas paredes el ambiente cambiará para bien.

Incluso puedes jugar con técnicas como el gotelé o la técnica aguada para incluir otro color en una o dos paredes sin dejar de usar el blanco.

Existen diferentes tonalidades de blanco

Solemos creer que sólo existe un blanco, pero este color tiene infinidad de matices. En función de la luz, la estancia, la profundidad y el espacio puedes jugar y crear combinaciones con varios tonos para cambiar el resultado final.

Además, en caso de que no te sientas particularmente convencido de pintar de un blanco absoluto tu casa, puedes elegir tonos con un poco de color. Basta con ver las cartas de colores de pintura para ver que cada uno de los colores tiene algunos tonos muy cercanos al blanco.

Siempre existe la alternativa de pintar la mayoría de tus paredes de un color sólido y dejar algunos detalles o una pared para el tono más cercano al blanco.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!